Voceros de los policías rechazaron que se intente criminalizar la protesta y dejaron claro que no permitirán amenazas.

Policías, agentes retirados y docentes de la provincia de Misiones, en el noreste argentino, se mantienen movilizados este sábado en la cabecera provincial, Posada, en reclamo de mejoras salariales.

Medios locales informaron que la víspera, alrededor de las 16H30 hora local, policías, expolicías y familiares se concentraron en las inmediaciones del Comando Radioeléctrico I en Posadas. A continuación iniciaron un acampe en el lugar, al que se han unido otras personas durante la jornada sabatina.

El vocero de la mesa de enlace policial, suboficial Germán Palavecino, declaró a medios locales que alrededor de 5.000 personas se hallaban congregadas el viernes frente a la sede del Comando, y que este sábado, a pesar del frío, sumaban unos 6.000 apoyando la protesta.

Entre quienes llegaron hasta allí para expresar su solidaridad se encuentran docentes que desde inicios de año mantienen una protesta exigiendo un incremento de sus haberes. Según declararon a los medios, aún no han recibido respuestas del Gobierno federal. También se sumaron trabajadores de Salud.

Los agentes policiales exigen el pago de sueldos que les adeudan y un aumento salarial superior al cien por ciento para alcanzar la canasta básica y mejorar el poder adquisitivo ante el efecto combinado de la inflación y las medidas económicas tomadas por el Gobierno de Javier Milei.

La ministra de Seguridad a nivel federal, Patricia Bullrich, indicó la creación de un comité de crisis para atender la situación y decidió enviar un contingente de 200 efectivos de Gendarmería Nacional. El comité de crisis lo encabezan Bullrich y el gobernador provincial Hugo Passalaqua.

Palavecino esclareció que no se han acuartelado y no han tomado la sede del Comando, como se ha difundido. Refirió que esta dependencia continúa brindando servicios, mas defendió una protesta de tipo radical para visibilizar la necesidad urgente que atraviesa el sector.

Subrayó que los agentes en activo no están armados. Añadió que no permitirán que se les amenace. Manifestó: «Sería irracional que intervengan las fuerzas federales. Nuestro reclamo no es político, es salarial».

Pidió que cesen las acciones que criminalizan la protesta. «Pedimos recuperar el diálogo (…) Acá no hay ánimos sediciosos».

Las docentes Romina Sartori y Patricia Pereyra declararon a medios locales que sus colegas viven con un salario de miseria, por lo cual continuarán movilizados.

Vía teleSUR

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com