La inteligencia artificial y la geopolítica se destacan como factores determinantes en el futuro económico, con una mejora significativa en las expectativas de crecimiento, según un informe del Foro Económico Mundial.

Las perspectivas a corto plazo para la economía mundial parecen más esperanzadoras, pese a la situación de agitación que experimenta el orbe. Un reciente informe encontró que la incertidumbre y la volatilidad persisten entre los ejecutivos encuestados y que la geopolítica y la inteligencia artificial son factores centrales en los cambios que están en curso, señala el documento “Perspectivas de los jefes de economía”, publicado por el Foro Económico Mundial (FEM), la semana pasada.

Casi siete de cada 10 especialistas esperan que el crecimiento global vuelva al 4% en los próximos cinco años. A pesar de las tensiones geopolíticas y los persistentes obstáculos económicos, las perspectivas de la economía mundial están mejorando.

El informe del FEM encontró que solo el 17% de los economistas encuestados espera que las condiciones empeoren este año, una mejora significativa en comparación con el 56% registrado en enero.

“La incertidumbre persiste, pero en la última encuesta se reflejan signos de mejora”, señala el informe. “El sentimiento económico en desarrollo es de cauteloso optimismo”.

El conflicto en Ucrania y Gaza altera el comercio mundial.

“Perspectivas de los jefes de economía”, que se publica tres veces al año, encuesta a los principales economistas en jefe de todas las industrias y organizaciones internacionales. La última edición explora las tendencias clave de la economía global, incluidas las últimas perspectivas de crecimiento e inflación, las implicaciones de los recientes acontecimientos geopolíticos y políticos internos y las perspectivas de reactivar el crecimiento a mediano plazo.

“Muchos de los acontecimientos globales que han sido destacados como fuentes de mayor volatilidad y complejidad en esta y en las últimas ediciones de ‘Perspectivas de los jefes de economía’ –incluidas las divisiones geopolíticas y la transformación tecnológica– tienen implicaciones profundas y de largo alcance para el ritmo y la trayectoria futuros de la economía mundial”, se afirma en el informe.

Si bien algunos de los riesgos más graves a corto plazo para la economía mundial pueden haber disminuido, la incertidumbre sigue siendo alta y los economistas en jefe destacaron una serie de factores potencialmente perturbadores.

Casi todos los encuestados (97%) esperan que la geopolítica internacional provoque volatilidad económica global a lo largo de 2024, frente al 90% en septiembre de 2023.

También puede leer: Competencias verdes para un perfil laboral de vanguardia

La política interna también ha surgido como un riesgo para la economía global. Más de ocho de cada 10 encuestados (83%) dijeron que la política interna será una fuente de volatilidad en 2024, un año en el que más de la mitad de la población mundial acudirá a las urnas.

Los economistas jefes fueron más optimistas sobre los impactos inmediatos de las tecnologías avanzadas como la inteligencia artificial (IA). De hecho, la mayoría de los economistas jefes (69%) no están de acuerdo con que la IA sea una fuente de volatilidad en 2024.

Según los ejecutivos, las perspectivas de crecimiento económico varían significativamente según la región.

Casi todos los economistas jefe encuestados (97%) esperan ahora un crecimiento moderado o más fuerte de la economía estadounidense en 2024, frente al 59% en enero.

Asia también sigue siendo una fuente de optimismo. Todos los encuestados esperan un crecimiento al menos moderado en el sur y el este de Asia, y en el Pacífico este año.

Para el resto del mundo, la mayoría de los economistas jefes esperan un crecimiento moderado, con una ligera mejora de las expectativas desde lo indicado en el informe de enero.

Vía La Razón

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com