La Unicef está presente en Cobija con su programa Familia Segura para cuidar la salud mental de la población damnificada, ofrece atención especializada, profesional y confidencial a las personas afectadas por la inundación.

Según el programa Familia Segura de Unicef Bolivia un 14% de las personas afectadas por las inundaciones en el departamento de Pando necesita de apoyo emocional a raíz del impacto generado por este fenómeno climático, reseña un reporte de emitido por esta entidad.

La organización sostiene que esta situación está afectando la salud mental de la población, incluidos niños y niñas y adolescentes.

Detalles 

En días pasados, según el reporte de Unicef, en la capital pandina se realizó una consulta rápida a través de la plataforma U-Report a adolescentes y jóvenes sobre sus emociones y necesidades ante la emergencia.

“De las 221 personas consultadas, el 14% expresaron la necesidad de contar con apoyo para gestionar sus emociones. Un 58% dijeron sentir tristeza, 39% preocupación, 30% estrés, 21% enojo, 19% miedo, 13% angustia, 9% solidaridad, 8% frustración, 6% alegría, 5% esperanza y 2% ilusión”, sostiene el reporte.

Por ello, el programa Familia Segura de Unicef Bolivia, activó su servicio para brindar asistencia gratuita y especializada a las personas que necesitan sobrellevar las preocupaciones y la ansiedad que les puede generar una situación de emergencia.

Fuente:

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com