El presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Luis Arce Catacora, instó este viernes a los países a unir esfuerzos para impulsar un mundo multipolar. Durante su intervención en la sesión plenaria del Foro Económico Internacional de San Petersburgo, en Rusia, Arce destacó que este enfoque es fundamental para garantizar la paz, la estabilidad, el desarrollo y la felicidad de los pueblos del mundo.

“Construyamos alianzas estratégicas como garantía para acercarnos a los objetivos de este foro, que son también para Bolivia objetivos nacionales. Unamos nuestros esfuerzos para impulsar un mundo multipolar como camino para garantizar la paz, la estabilidad, el desarrollo y la felicidad de nuestros pueblos en equilibrio y armonía con nuestra Madre Tierra, construyamos el Vivir Bien en nuestro planeta”, dijo el jefe de Estado de Bolivia en el evento que reúne a 139 naciones.

Arce hizo hincapié en la importancia de los debates sobre la transición a un modelo multipolar y de «las valiosas experiencias de la economía rusa y su protagónico papel a nivel mundial y en sus nuevas proyecciones».

«Estoy seguro que compartimos la convicción que la recomposición del orden mundial nos conduzca a un mundo más justo y equilibrado, en base a los fundamentos del multipolarismo», afirmó Arce, quien recordó que Bolivia ha sido una víctima histórica de economías de enclave.

Para enfrentar el contexto internacional y adoptar un modelo de desarrollo distinto al propuesto por la ortodoxia económica, Arce destacó que el Estado boliviano ha desarrollado y aplica su propio Modelo Económico Social Comunitario Productivo. Este modelo se distingue de los que el neoliberalismo ha implementado en otros países por su alto contenido social.

“Tiene y recoge los valores fundamentales de nuestros pueblos indígenas originarios y es fundamentalmente un modelo que hace énfasis en la producción como mecanismo de generación de nueva y mayor riqueza”, enfatizó.

En ese contexto, afirmó que, por esa razón, desde Bolivia, se ve como una gran oportunidad la posibilidad de pertenecer a los países BRICS “para lograr el sostenimiento del Proceso de Cambio y transformaciones que se lleva adelante junto al proceso industrializador.

“Las economías reunidas en este exitoso bloque han quebrado la hegemonía de los Estados Unidos y se alzan como una esperanza para el desarrollo, la cooperación y complementariedad entre los países”, expresó.

Una base indiscutible para la construcción de un mundo multipolar, según Arce, es la profundización del uso de las propias monedas de los países, como medios de pago para transacciones internacionales.

“No se puede permitir que un solo país se convierta en un banco central del mundo y que defina la política monetaria mundial. Esos tiempos ya pasaron porque ahora la nueva estructura económica y financiera mundial es totalmente diferente”, afirmó.

El mandatario boliviano también manifestó que aspira a un desarrollo social y económico auténtico, basado en la soberanía de los Estados, sin injerencia ni intervencionismo extranjero. Subrayó la necesidad de respetar a los países y sus decisiones soberanas sobre sus recursos naturales.

Arce explicó que «por esta razón, el Estado Plurinacional de Bolivia apuesta por el multipolarismo como parte del destino histórico de la humanidad». No obstante, advirtió que la construcción de un mundo multipolar no está exenta de riesgos y amenazas. Uno de estos desafíos es garantizar el alimento a una población mundial en constante crecimiento.

En este sentido, señaló que la crisis alimentaria, identificada como un problema del capitalismo contemporáneo, debe ser abordada en las bases del mundo multipolar.
“Vemos con preocupación que, mientras varios países muestran altos índices de pobreza, desnutrición y carencia de servicios básicos, otros destinan grandes cantidades de dinero a reforzar la carrera armamentista y construcción de bases militares, especialmente en otros países, ajenos al suyo, incluso estos países cuentan con la aprobación de sus organismos legislativos”, lamentó Arce.

Por esa razón, expresó que comparte con la Federación Rusa y otros países del BRICS las preocupaciones sobre las amenazas de una «guerra híbrida y multidimensional». Señaló que estas agresiones buscan el fracaso del Proceso de Cambio e industrialización de Bolivia, intentando restaurar la antigua República, controlada por una oligarquía que solo servía a intereses extranjeros.

“Hoy las amenazas de esos intereses se han hecho públicas en foros académicos y conferencias hemisféricas de seguridad, advirtiendo que recursos estratégicos como el litio boliviano no pueden estar bajo procesos de industrialización de Rusia, China y otros países de economías emergentes. Este tipo de amenazas pone en riesgo la estabilidad de nuestro Gobierno, la continuidad de nuestro proceso industrializador, base fundamental de nuestro modelo económico social comunitario productivo, y pone en riesgo, por tanto, el proyecto político del pueblo boliviano y al propio Estado Plurinacional de Bolivia”, denunció.

Para Arce, «el mundo de hoy refleja la crisis multidimensional del sistema capitalista, manifestada en al menos siete crisis: financiera, climática, energética, alimentaria, hídrica, de políticas macroeconómicas e institucional en varios organismos internacionales». Explicó que una característica de esta crisis multidimensional es que las crisis se retroalimentan entre sí, generando un clima adverso para el desarrollo continuo del sistema.

En esta línea, propuso establecer programas de cooperación para aumentar la producción de alimentos a nivel mundial. Subrayó que el intercambio de tecnologías para incrementar la productividad agrícola debe ser una base económica fundamental en un mundo multipolar.

Vía AEP

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com