La Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) en el marco del trabajo conjunto que realiza con el Ministerio de Salud y Deportes a través del Programa Ampliado de Inmunización (PAI), y con la cooperación del Gobierno de Canadá, entregó siete refrigeradores solares precalificados destinados a establecimientos del área rural para garantizar la cadena de suministros, y puntualmente la cadena de frío de las vacunas.

Los refrigeradores serán destinados prioritariamente a cinco departamentos del país: Beni, Pando, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí. Será especialmente entregados a los municipios rurales de San Joaquín, Exaltación, Pojo, San Pedro, San Ignacio y Ckochas.

La OPS prestará apoyo en la capacitación para el manejo de los refrigeradores. El personal de salud de los establecimientos tendrá el asesoramiento para la instalación, como para su uso, así como herramientas básicas para los equipos. La inversión realizada fue de Cien mil dólares americanos.

La motivación principal para este apoyo dado por OPS/OMS al PAI es brindar a la población en situación de vulnerabilidad de municipios rurales la posibilidad de acceder equipos de cadena de frio precalificados que aseguren la adecuada conservación de las vacunas.

La cadena de suministros, y, puntualmente, la cadena de frío es fundamental para el funcionamiento del programa nacional de vacunación, ésta permite conservar las vacunas a las temperaturas recomendadas para mantener su potencia inmunológica.

Las vacunas que no son conservadas de acuerdo con las normas establecidas pueden sufrir alteraciones como la pérdida de eficacia, toxicidad de los productos de degradación, aumento de la reactogenicidad local de las vacunas, y la reducción del periodo de validez.

En el 2016 se realizó en Bolivia la Evaluación Internacional de la Gestión Efectiva de Vacunas (GEV), y entre las principales conclusiones y recomendaciones se indicó: “Implementar el uso de equipos precalificados por la OMS (refrigeradores, cajas frías, paquetes fríos de agua y termos), a los cuales se ha realizado pruebas de desempeño, calidad y seguridad, en laboratorios certificados, esto con el fin de precautelar las condiciones técnicas adecuadas para mantener la potencia inmunológica de las vacunas y asegurar la más alta calidad de las vacunas”.

Considerando que los equipos domésticos no han sido precalificados para el almacenamiento de vacunas, la OPS viene apoyando el esfuerzo del Gobierno Nacional en el proceso de sustitución de equipos convencionales por los precalificados.

Por otro lado, la experiencia que dejó la vacunación contra la COVID-19 implica la necesidad de ampliar la capacidad instalada, de esta manera estar preparados para la introducción de nuevas vacunas, y respuesta efectiva ante posibles nuevas pandemias.

El 98% de los vacunatorios del país tienen algún tipo de energía eléctrica, el restante 2% utilizan otras energías alternativas (generadores, paneles solares, garrafas de gas, etc.), y estos se encuentran principalmente en el área rural, en territorios alejados, que atienden prioritariamente a poblaciones indígenas.

Los sistemas de refrigeración alimentados por energía solar son una parte crucial para garantizar la continuidad de los esfuerzos de vacunación de rutina en entornos remotos y zonas más vulnerables.

Vía eju.tv

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com