El gobernador del Beni, Alejandro Unzueta, afirmó este domingo que el conflicto por la comunidad de Piso Firme surgió por intereses políticos y empresariales madereros y que la actual relación a nivel de autoridades con Santa Cruz es por demás cordial.

“En este momento la gente no percibe ningún lío. Se trata de un conflicto fabricado, similar a la guerra de los Balcanes, donde usan una pista y luego intentan apoderarse de toda la península”, declaró Unzueta.

Anunció que este lunes continuarán las conversaciones en Cochabamba, pero a nivel de representantes de poblaciones indígenas, diputados, senadores, alcaldes de la zona, comités cívicos y organizaciones sociales que no participaron en el primer encuentro.

Explicó que ahora las delegaciones de ambos departamentos presentarán sus argumentos y puntos de vista. Anticipó que los indígenas del Beni tienen claridad histórica en sentido de que Piso Firme les pertenece territorialmente y que también hay indígenas migrantes de Santa Cruz.

La autoridad confirmó que la población de Piso Firme aumentó de 120 a 420 personas tras el Censo de Población y Vivienda de este año. Aclaró que Piso Firme representa solo el 1% del territorio y el 1% de la población, incluida la cacique que llegó hace 15 años y que no es de las más antiguas.

Unzueta destacó que el Beni presentó cinco puntos basados en datos legales e históricos que incluso ayudaron a ganar una acción popular que anuló la sesión que la Asamblea Legislativa Departamental de Santa Cruz realizó en esa comunidad.

Recordó que el Servicio de Información de Ordenamiento Territorial (SIOT) ha informado que el Beni posee la documentación original de las leyes de 1914 y 1978, cuando el Beni denunció que madereros cruceños estaban extrayendo y destruyendo bosques de mara.

Agregó que el expresidente Víctor Paz Estenssoro envió al Instituto Geográfico Militar (IGM) para demarcar cinco hitos basados en la ley de 1914, los cuales se refrendaron en 1987 y 2007 y aceptaron por una comisión mixta de ambas prefecturas.

Posteriormente, en 2015, cuando grandes aserraderos cruceños destruían parte del Parque Noel Kempff Mercado, se promulgó otra ley para delimitar las áreas de protección forestal, demarcando 85 coordenadas de la línea divisoria entre Santa Cruz y Beni.

Unzueta afirmó que el Beni respeta la autodeterminación y la idiosincrasia de la gente, pero se mantiene firme en su derecho sobre el territorio claramente establecido en la ley de 1914, con todas las normativas vigentes y confirmadas por dos geo-referenciaciones.

“Tenemos toda la documentación registrada en originales, así que, si la justicia actúa con claridad, el Beni exigirá que se delimite de una vez, porque el territorio ya se geo-referenció”, afirmó.

Lamentó que ambos departamentos se hayan visto envueltos en un conflicto que, según dijo, fue generado por temas mediáticos, políticos y por intereses empresariales o personales.

Para promover una mejor comprensión de ambas posturas, se ha convocado la reunión de este lunes sin la participación de las autoridades ejecutivas departamentales, concluyó el gobernador beniano.

Vía ERBOL

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com